Principal Social Educación Familias luchan por la apertura de una tercera clase de 1º de...

Familias luchan por la apertura de una tercera clase de 1º de Primaria en el colegio Miguel Hernández

2796
0

  • Las familias de las Escuelas Infantiles afectadas por la no apertura de una tercer aula en 1º de primaria en el CEIP Miguel Hernández siguen en la lucha
  • Se movilizan por conseguir que se revoque esta decisión de la administración y que facilite la escolarización de sus hijos en el centro que eligieron en primera opción.

Las familias afectadas hicieron un escrito «después de un tiempo prudente para recabar la información y a falta de saber los datos que aportan las solicitudes en periodo ordinario» para volver a presentar sus argumentos.

En este escrito se recogía que «según los datos facilitados por la propia administración, para 1º de Educación Primaria para el curso 2017/2018 en la red de centros públicos de Getafe, se han ofertado 12 plazas en el periodo de reserva de plaza para los alumnos de escuelas Infantiles. Sólo este año de las escuelas municipales salen 44 alumnos a los centros de enseñanza primaria. El primer problema es, por tanto, la ausencia de plazas suficientes para cubrir la demanda». El escrito continúa «en el periodo ordinario para el curso 2017/2018 en Getafe se ofrecen, para 1º de educación infantil, 1.702 plazas en los 37 centros de la red sostenida con fondos públicos (centros públicos y concertados) mientras que para 1º de primaria se ofertan 85 plazas distribuidas en 11 centros. Estos datos arrojan un segundo problema: la oferta de centros para las familias que procedemos de escuelas infantiles es tremendamente restringida y discriminatoria respecto al resto de familias, lo que atenta contra nuestro derecho a la libertad de elección de centro».

No quedan aquí sus argumentos, puesto que explican que «cuando la administración reubica a estos alumnos lo hace por dos vías: bien abriendo aulas en determinados centros o  bien incorporando alumnos sobre la ratio máxima (25 alumnos/as). Aquí nos hallamos con el tercer problema: Nuestros hijos se ven obligados a escolarizarse en un centro que no hemos elegido en primera opción o/y a incorporarse a un aula masificada saltándose la propia legislación de la Comunidad de Madrid. Por lo tanto, ni se respeta la libre elección de centro ni las ratios que se establecen en el art. 11 del Real Decreto 132/2010 de 12 de febrero».

Para estas familias estos hechos no son puntuales «nos encontramos ante un problema que se repite año tras año y que requiere soluciones de carácter permanente. Estas soluciones pasan por un Plan de Escolarización de cara al futuro en toda la localidad que garantice la diversidad de proyectos educativos y la libre elección real de centros en 1º de primaria por parte de las familias que provienen de las escuelas infantiles. Se necesita un plan consensuado por todos los sectores de la Comunidad Educativa: administraciones (autonómica y municipal), centros educativos y representantes de los trabajadores y de las familias. Aparte de una solución permanente, para este año resulta perentoria una solución inmediata y extraordinaria, que garantice a las familias que accedemos al ciclo de Educación Primaria nuestro derecho a elegir el centro escolar y a que nuestros hijos estudien en las mejores condiciones».

Por estas razones, las familias afectadas de las escuelas Infantiles de El Prado y Mafalda solicitaron que se revisara la decisión de no abrir esta tercera aula en el CEIP Miguel Hernández. Además, en un encuentro con responsables de la administración educativa de la Comunidad de Madrid se les ofrecieron algunos argumentos que ponen en entredicho las familias, como por ejemplo, «que el colegio tenga una línea dos consolidada no significa que no pueda acoger la apertura de un aula de manera puntual por cuestiones de demanda, sin que ello vaya en perjuicio de la línea consolidada. Como ejemplo, nos consta que en el CEIP Julio Cortázar se va abrir un tercer aula en 1º de infantil para cubrir la demanda de manera puntual, sin que eso lo convierta en un centro de línea tres». Otro de los argumentos que les dio la administración para negarse a abrir esta tercera aula fue la falta de espacio en el colegio pero las familias argumentan que «nos consta que dispone de un aula en desuso en el edificio donde se cursa el primer ciclo de primaria. Asimismo y de palabras del propio director del centro, esa aula sería la asignada en caso de que la administración decidiera la apertura de un tercer grupo en 1º. Es decir, el propio colegio tiene elaborado un plan que permite acoger a los alumnos solicitantes».

Las familias chocan no solo con la administración, sino con el propio Consejo Escolar den centro «que ha manifestado, no de manera unánime, su disconformidad con la apertura de un nuevo aula, pero consideramos que la administración ha de velar por la calidad de la educación y por respetar, en la medida de lo posible, las demandas de las familias. Consideramos que esta situación es especialmente idónea para que la Comunidad de Madrid demuestre su compromiso con el derecho de las familias a elegir centro».

Otro de los argumentos de la administración para negarse a cumplir los deseos de las familias son «las consecuencias que podrían tener la apertura de una nueva aula respecto a la coordinación del profesorado o para el proyecto educativo» pero las familias entienden que esa preocupación «debería plasmarse en una consolidación de la plantilla, no hay mejor apoyo a un profesorado o proyecto educativo que tener una consolidación de plantilla que no suponga un 80% de interinidad como es en el caso de CEIP Miguel Hernández actualmente».

Para las familias la apertura de este aula en el CEIP Miguel Hernández sería altamente beneficioso porque permitiría satisfacer al cien por cien la demanda de las familias procedentes de las Escuelas Infantiles. Evitaría discriminar a las familias cuyos hijos son alumnos de la Red de Centros Públicos de Getafe de pleno derecho y «deben tener las mismas oportunidades para elegir centro educativo» y finalmente evitaría masificar las aulas «en aquellos centros dónde se reubican a algunos de nuestros alumnos, como son el CEIP Seseña y Benavente, el propio CEIP Miguel Hernández o el CEIP Fernando de los Ríos, centros que, en caso de tener repetidores en cursos venideros, se verían con una problemática de difícil solución (sabemos, por ejemplo, que en el CEIP Sagrado Corazón se ha tenido que abrir un aula por este motivo)», argumentan las familias de los niños afectados.

DEJAR UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.